viernes, 16 de enero de 2009

Alessandra Tenorio en Andina (Agencia Peruana de Noticias)

Dentro del amplio ramillete de poetas de aparición reciente, sobresale la pausada voz de Alessandra Tenorio (Lima, 1982), que tras la aparición de su primer poemario, Porta/retrato, decidió tomarse una pausa y replantearse la relación con el verbo. Así, tres años después, arriba Caza de zurdos, una de las estrellas de la colección Piedra/Sangre, coedición del centro cultural de España y la editorial Lustra.

El lector podrá descubrir que el inicio de la nueva entrega de Tenorio se asemeja al tono de su primer libro. Podría incluso pensar que ambos libros forman un díptico. “Cuando publiqué Porta/retrato, los poemas del libro habían sido escritos dos o tres años antes y hubo muchos poemas que están en Casa de zurdos que no entraron por varias razones. Ahora, con este libro, pensé en el álbum de fotos completo. Sólo que también la presencia de la muerte es más fuerte en este libro, de lo innombrable, como cambio y ausencia”, sostiene Alessandra Tenorio.

El libro, confiesa, se origina en un sentimiento onírico y más lúdico, pero, tras el planteamiento de los editores, la autora decidió incluir poemas relativos a la casa paternal, la nostalgia y la muerte. “Pensaba al principio darle una línea más narrativa, contar una historia, pero me quedé entrampada en esto, y decidí volver a los otros textos que tenía y darle otro giro. Incluí también poemas escritos el año pasado y un poema en prosa.”

Miradas poéticas

En Casa de zurdos, Tenorio apela al estilo coloquial-narrativo para detenerse en determinados momentos de la ciudad, como las muchachas de limpieza de su trabajo. “Tengo una buena relación con ellas, pero cuando salen de su labor, iluminan los pasillos. Me parece que este libro tiene un par de imágenes sobre esa capacidad de cambio, personificada en las chicas de limpieza. Era una manera de hablar de los cambios y contrastes fuertes en Lima.”

El amor es un fragmento más en este paseo urbano. “La primera idea era hacer un libro de amor, pero me di cuenta de que era un libro escrito desde el desamor, doloroso, fregado, punzante. Descubrí eso cuando volví a releer poemas. Por eso hablo de la presencia de la muerte del amor.”

Y la muerte nos conduce a otro gran tema: el paso del tiempo, cuyo ritmo parece escaparse de nuestras manos. “La poesía es contra el tráfago. Es una manera de hacer una pausa para perennizar ciertas cosas, o cosas para dejar ir o dejar un testimonio, o cosas que te sobrepasan, y por eso es necesario hacer una pausa, reflexionar y escribir sobre eso.”

Si bien el libro anterior trataba sobre la memoria, el actual lo es acerca de estas pausas. “Antes, el poeta podía proponer su programa y su agenda, y lo decía claramente. Ahora, es un transeúnte más envuelto en una maraña de discursos. Entonces, cómo no ser melancólico. En un abrir y cerrar de ojos, el tiempo pasa inexorablemente.”



















Datos

Alessandra Tenorio estudió literatura en la Universidad Federico Villarreal y una maestría en la UNMSM. En 2005 publicó su primer libro, Porta/retrato. Textos suyos aparecen en la antología Poesía viva del Perú (Guadalajara, 2005). También ha publicado en catalán para la antología Panamericana.

Para la joven poeta, Casa de zurdos “cierra un ciclo. Finalmente, la poesía acaba siendo la búsqueda de una voz. He aprendido muchas cosas y soy más consciente de las palabras”. La colección Piedra/Sangre abarca a numerosos escritores que aparecieron literariamente en esta década.

1 comentario:

azpeitia dijo...

Interesante blog, te visitaré más veces...un abrazo desde azpeitia