miércoles, 3 de octubre de 2012

¡FELIZ DÍA DEL POETA LAMBAYECANO! – Una iniciativa del Grupo Literario SIGNOS que hoy cumple su primer aniversario




HACE EXACTAMENTE UN AÑO, los integrantes del Grupo Literario SIGNOS, –por iniciativa de nuestro miembro fundador, el poeta César Boyd–, decidimos declarar el 03 de octubre como el “Día del Poeta Lambayecano”. Una forma de rendirle merecido homenaje al poeta mayor de nuestra tierra: don Alfredo José Delgado Bravo, cosmonsefuano eterno, quien dejara de existir en fecha mencionada en el año 2008, a la edad de 84 años. Detalle equivalente a la celebración del “Día del Poeta Peruano”, cada 15 de abril, en honor a nuestro vate universal, César Vallejo. Satisfechos nos sentimos por destacar la estela inmejorable dejada por tan insigne escritor e intelectual lambayecano; permitiendo, de este modo, que su recuerdo persista por siempre en las conciencias de todos los ciudadanos de este pueblo anhelante de lucidez y paradigmas a seguir.

Foto del recuerdo tomada por Arturo Rodríguez en la Dirección Regional de Cultura de Lambayeque.


Acercamiento a la vida de Alfredo Delgado (1)

Alfredo José Delgado Bravo nació en Monsefú en el año 1924. Su infancia transcurrió entre este lugar y la Caleta Santa Rosa, donde su madre laboraba como docente. Su preparación secundaria la cursó en el Colegio “San José” de la ciudad de Chiclayo.

San Marcos recibe a Alfredo Delgado para formarlo como docente y literato. En el Patio de Letras se reúne Alfredo con Alberto Escobar, Washington Delgado, Carlos Eduardo Zavaleta, Edgar Pérez Luna y otros más. Por ello, es vinculado con la generación de poetas y narradores del ‘50.

La revista “Letras Peruanas”, cuyo director y mentor era Jorge Puccinelli, se funda en 1952. La revista, vocero literario del grupo, muestra los primeros poemarios: “Los ríos de la noche” de Leopoldo Chariarse, “Cartones del cielo y de la tierra” de Alberto Escobar, “Formas de la ausencia” de Washington Delgado.

Alfredo Delgado vuelve a Chiclayo y contrae nupcias con Alicia Elías. Se dedica a la docencia y participa, por el año 1955, en la revista Yunga. Luis Rivas Rivas (2003:139), señala que “...la revista Yunga (...) es la primera que nos informa de los nuevos valores literarios que aparecieron entonces”. De este modo, a la generación que aparece con esta revista, Rivas Rivas la bautiza con el nombre de su vocero. Al respecto afirma: “usamos su nombre en calidad de apelativo generacional” (2003:139).

En Yunga coincidían novecentistas, amautas (Nixa, Juan José Lora, Mario Puga, Jorge Jiménez Monsalve) y yungas (Alejandro Lora Risco, Alfredo Delgado Bravo, Mario Castro Arenas). Considera, Rivas Rivas, la existencia de la generación Yunga, posterior a las generaciones novecentista y amauta. Indica, además, que yunga se distingue de la generación antecedente por rasgos muy marcados. Heredan el nativismo, nota siempre presente en nuestra literatura, y en sus obras poéticas conviven el versolibrismo y el verso rimado. Tres son sus rasgos primordiales, a decir de Rivas Rivas (2003): la búsqueda del trasfondo humano, la emoción social y el esteticismo, entendido como exploración de la potencialidad expresiva de la palabra. A esta generación pertenece Alfredo Delgado.

La obra de Delgado Bravo permanece inédita en su mayoría, aunque es de “extraordinaria calidad creativa” (Rivas Rivas, 2003:144). Entre sus poemarios inéditos tenemos: “La Casa Ruana” (1953), “Las Horas Naturales” (1958), “Historia íntima de la tierra y el mar” (1959, cuyo título posterior fue “Canto labriego junto al mar”), “País llamado esperanza” (1959), “La Raíz Eterna” (1960), “Dunadal” (1961), “Aldea junto al cosmos” (1961, posteriormente titulado “Cosmonsefú”).
En 1982, escribe “Para todos los mundos”, poemario galardonado como todos los anteriores.

Además de su fecunda obra poética, Delgado ha incursionado en la crítica literaria y el arte dramático. Algunos de sus estudios publicados son: “Los móviles existenciales de Trilce” (1986), “La poesía de Jelil” (1995), “Biocronía y ucronía en Valdelomar” (1966, aparecido en Cuadernos chiclayanos con el título “El tiempo en Valdelomar”) y un trabajo inédito sobre José María Eguren (1972, sustentado en un evento organizado por la UNPRG).

Inéditos, al igual que sus trabajos poéticos (de los que únicamente ha publicado la quinta estancia de su poemario “País llamado esperanza” y el poemario “Las Horas Naturales”), ubicamos sus piezas dramáticas como: “Amar es juego de azar”, “El hombre de circunstancias”, “El espejo”, “Los sueños vienen del mar”.


(1) Texto tomado del ensayo: Remembranzas infantiles en 'La raíz eterna' de Alfredo José Delgado Bravo”, de la Lic. chiclayana Romy Palacios Díaz.

martes, 14 de agosto de 2012

FESTIVAL POÉTICO-ARTÍSTICO “IV FIESTA DEL DIANTRE” EN CHICLAYO: 31 DE AGOSTO Y 01 DE SEPTIEMBRE


LA CIUDAD DE CHICLAYO se constituirá en la capital de la poesía y las artes al ser sede del Festival de Poesía IV Fiesta del Diantre, merced al trabajo en conjunto de la Asociación Cultural Kaypi Kani, dirigida por la poeta Matilde Granados, el Ciclón de Poesía, bajo la coordinación del poeta Juan José Soto y Ediciones Prometeo Desencadenado, que dirige el poeta Stanley Vega. Este año, se suma el Grupo Literarios Signos al trabajo en equipo del festival. Los días, lugares y horarios en que se llevará a cabo el festival poético serán: viernes 31 de agosto en el auditorio del Colegio de Arquitectos - Región Lambayeque sito en Calle Juan Cuglievan 140 - Chiclayo, de 5:00 p.m. a 10:00 p.m.  En este primer día de festival habrá ponencias, música, exhibición de arte digital, cortos, vídeo poesía, danza, performance, presentación de libros y mesas de lectura poética.

El sábado 01 de septiembre en la Dirección Regional de Cultura - Lambayeque, situada en la avenida Luis Gonzales 345 - Chiclayo, proseguirá la segunda fecha del festival de 3:00 p.m. a 6:30 p.m. y de 7.00 p.m. a 10.00 p.m. En este día también habrá presentaciones de libros, ponencias, danza urbana, vídeo poesía, performance, música, presentación de libros y mesas de lectura poética.

En el festival IV Fiesta del Diantre participarán poetas y artistas de diversas ciudades de Perú: Apurímac, Junín, Ica, Lima, Chimbote, Trujillo, Cajamarca y Chiclayo.

Los poetas participantes en esta cuarta edición del festival serán: Carlos López Degregori (Lima), Domingo de Ramos (Ica), Victoria Guerrero (Lima), Selenco Vega (Lima), Rodolfo Ybarra (Lima), Carolina Fernández (Lima), Willy Gómez Migliaro (Lima), Mixha Zizek (Lima), Mercedes Tinoco (Lima), Andrea Cabel (Lima), Ana María Falconí (Lima), Navale Quiroz Cano (Apurímac), José Córdova (Porcón, La Libertad), Ethel Barja (Concepción, Junín), Benggi Bedoya (Chimbote), Bethoven Medina (Trujillo), Augusto Rubio Acosta (Chimbote), Raúl Heraud (Lima), Moraima León (Chiclayo), Arturo Rodríguez (Chiclayo), Fernando Odiaga (Chiclayo), Cromwell Castillo (Chiclayo),   Milagros Nevado (Chiclayo), Ernesto Facho (Chiclayo), los poetas organizadores y anfitriones Matilde Granados (Trujillo), Coordinadora general de la Asociación Cultural Kaypi Kani, Stanley Vega (Cajamarca), Director del sello editorial Prometeo Desencadenado, y Juan José Soto (Lima), gestor del proyecto intercultural Ciclo de Poesía Hispanoamericana y Española: Madrid: una ciudad, muchas voces (Madrid, 2009) y gestor del proyecto Ciclón de Poesía, serie de recitales que congrega a poetas y artistas de Lambayeque (desde 2010).


Como parte del programa se desarrollarán ponencias y presentaciones de libros: Mixha Zizek hablará sobre los 30 años del “Grupo Kloaka”;  Benggi Bedoya desarrollará una ponencia sobre el poeta José Watanabe y Ethel Barja disertará sobre la poeta Blanca Varela.

Entre los libros a ser presentados figuran: el poemario “Berlín” de Victoria Guerrero (Lima), uno de los mejores poemarios publicados el 2011; la novela “Matagente” de Rodolfo Ybarra, primera novela gore en la literatura peruana, y el poemario “Estética de las revelaciones” de Cromwell Castillo (Chiclayo).
Este evento contará además con la participación de los narradores Gustavo Hidalgo y Danny Miranda.

En lo que respecta a las artes escénicas estarán: Teatro de la UNPRG Grupo cultura urbana y Estación producciones y grupo de teatro que llevarán a cabo un espectáculo de danza titulado “tres MÁS cuatro” por el coreógrafo Oscar Spinolla. Asimismo, participarán Pablo Tur (actor y director argentino), Madeleini Sosa y Yarini Díaz.

En arte digital y audiovisual estarán presentes: Kichi Berger, Juan Carlos Matta y alumnos del taller FILMAR EN VERSO dirigido por Kinovera y el comunicador audiovisual y documentalista español Ian Ingelmo.

También, participará de esta fiesta, los músicos: Pako Irigoyen, Carlos Kroll, Martín Sernaqué, Anghelo Torres, Giancarlo y Gianfranco Mejía (PAR) y LEUNAM. Asimismo, habrá danza urbana a cargo de los breakdancers chiclayanos de la Academia Urban Style.


Hay que mencionar que el Festival del Diantre surgió hace 4 años gracias a la iniciativa de la poeta y gestora cultural Matilde Granados con el afán de brindar un espacio a los jóvenes escritores lambayecanos para que puedan interactuar con los escritores de las demás ciudades del país y el mundo y así mostrar su producción y reflexiones críticas en torno a la literatura en una atmósfera de fiesta y celebración de la palabra poética en armónica conjunción con las demás expresiones artísticas. En esta cuarta versión, se suman al proyecto de la Asociación Cultural Kaypi Kani, el Ciclón de Poesía -segundo año consecutivo- Ediciones Prometeo Desencadenado y recientemente el Grupo Literario Signos.

lunes, 6 de agosto de 2012

31 de agosto y 01 de septiembre: IV FIESTA DEL DIANTRE en Chiclayo – Organizan: “Kaypi Kani”, “Ciclón de Poesía”, “Prometeo Desencadenado Ediciones” y Grupo Literario SIGNOS


EL FESTIVAL DE POESÍA “IV Fiesta del Diantre” bajo la organización de “Kaypi Kani”, “Ciclón de Poesía”, “Prometeo Desencadenado Ediciones” y el Grupo Literario “Signos” -que se suma este año a la organización- será el punto de encuentro no sólo de grandes exponentes de la poesía peruana sino también de jóvenes y valiosos artistas de la región Lambayeque. Como parte del Festival habrá recitales poéticos, ponencias, presentaciones de libros, narrativa, performance, música trova, blues, rock, exposición de arte digital, danza urbana y mucho más.

En poesía nos acompañarán: Carlos López Degregori, Domingo de Ramos, Victoria Guerrero Peirano, Selenco Vega, Rodolfo Ybarra, Willy Gómez Migliaro, Carolina O. Fernández, Mixha Zizek, Mercedes Tinoco, Andrea Cabel, Ana María Falconí, Navale Quiroz, Bethoven Medina, José Córdova, Benggi Bedoya Rosales, Ethel Barja,  Raúl Heraud, Augusto Rubio,  Moraima León, Arturo Rodríguez Serquén, Fernando Odiaga, Milagros Nevado, Ernesto Facho, Matilde Granados, Stanley Vega, Juan José Soto y Cromwell Castillo.

En música: Pako Irigoyen (Víctimas del Vacío), Carlos Kroll y Martín Sernaqué (Paradoja), Anghelo Torres, Giancarlo y Gianfranco Mejía (PAR) y LEUNAM.

En arte escénico: ESTACIÓN grupo de teatro y Cultura Urbana de la UNPRG,  Pablo Tur, Madeleini Sosa y Yarini Díaz.

En narrativa: Gustavo Hidalgo y Danny Miranda.

En arte digital y audiovisual: Kichi Berger y Juan Carlos Matta.

En danza urbana: Performance a cargo de la Academia Urban Style que dirige Luis Ciurlizza.

El Festival se realizará los días viernes 31 de agosto en el auditorio del Colegio de Arquitectos - Región Lambayeque y sábado 01 de septiembre en la Dirección Regional de Cultura (Ex INC). Desde ya invitamos a todo el público amante de la poesía y las artes. Los esperamos, el ingreso es gratuito.

¡Solo llevar el alma abrazada al corazón!

miércoles, 1 de agosto de 2012

“II Festival de Poesía Femenina: Un mágico cielo de inspiración en la ciudad de Chiclayo” – Por: Harold Castillo Peralta


LA ASOCIACIÓN CULTURAL Kaypi Kani, el Ciclón de Poesía (dos de las organizaciones culturales más importantes de la región) y el sello editorial Prometeo Desencadenado, unieron esfuerzos para la realización del II Festival de Poesía Femenina, denominado: “El cielo soy yo”.

El evento estuvo a cargo de los poetas y gestores: Matilde Granados, Juan José Soto y Stanley Vega. Fue el auditorio de la Dirección Regional de Cultura de Lambayeque el escenario donde se desarrolló tan importante festividad literaria, la noche del sábado 30 de junio del presente año, congregando a casi un centenar de personas.

Las poetas participantes en esta segunda edición del festival fueron: Moraima León, Nevenka Waltersdorfer, Peggy Ventura, Fiorella Pinto, Madeleini Sosa, Milagros Nevado, Dalia Espino, Mel Ramírez, Naneska Alarcón y la organizadora y anfitriona Matilde Granados. La presentación estuvo a cargo de los siempre afables Yarini Díaz, Juan José Soto y del reconocido escritor peruano Miguel Ildefonso.


El propósito del festival, a decir de los organizadores, “es, básicamente, el de generar encuentro, generar espacios donde poetas de diversas partes de la región puedan afianzar lazos de amistad, compartir textos, compartir lecturas e intercambiar impresiones en torno a la poesía”. “Hay mucha expectativa, muchas ganas de compartir con gente que hace poesía en Lambayeque, especialmente voces femeninas que están tratando de establecer una presencia en la región”, nos refirió el poeta y comunicador, Juan José Soto, minutos antes de la iniciación del evento.

El festival, que duró algo más de tres horas, estuvo también amenizado por diversos números artísticos, destacándose la participación especial del actor argentino Pablo Tur, en una interesante performance, al lado de la notable Madeleini Sosa. Del mismo modo, el canto también hizo gala gracias al talento del músico Pako Irigoyen, miembro fundador, vocalista y líder de la banda nacional “Víctimas del vacío”.


Experiencia y juventud coincidieron en una noche extraordinaria y mágica, digna de ser destacada, en la que al fin primó el talento y triunfó la literatura. Ocasión ideal para establecer lazos de fraternidad entre autores y público en general. “Me ha sorprendido gratamente porque antes venía muy poca gente a escuchar poesía, veo que cada vez hay más afición, sobre todo de gente joven interesada por la poesía, interesada por la literatura y eso es muy importante y motivador”, declaró al final del evento la poeta chiclayana Nevenka Waltersdorfer, autora de libros como “Utopía de las horas” o “Espacio interior”.

Del mismo modo, la connotada y versátil Moraima León, Presidenta de la Casa del Poeta Peruano (sede Lambayeque) autora de los poemarios “Vuelo Libre”, “Vallas y huellas”, entre otros, comentó: “Es una noche importante porque se ha rescatado el valor de la poesía femenina y está dando pie para que las jóvenes que recién empiezan se forjen un camino en la literatura. Felicito a Matilde y a Juan José por su capacidad de convocatoria, me da mucho gusto todo esto. Es una noche hermosa, una noche que ha conquistado muchos corazones.”

Por su parte, las poetas participantes más jóvenes se mostraron también bastante satisfechas y agradecidas por la oportunidad que les brinda el festival para poder expresar y compartir su producción literaria y por ese contacto con el público que tanto bien hace a los escritores.

Nos toca entonces hablar sobre la promoción y difusión cultural que se está desarrollando en la región Lambayeque. Existe ahora una actividad mucho más fluida que antes, gracias a la cual es posible destacar claramente el trabajo de los poetas, escritores, intelectuales y artistas nacionales desde un mismo epicentro. Lastimosamente, dicha iniciativa no proviene de los organismos del Estado ni de los gobiernos regionales ni de los municipios. Es, casi por completo, iniciativa independiente. Como hecho paradójico, son las personas que menos conocimiento tienen en gestión cultural las que ocupan los cargos destinados al manejo de tan importante accionar. La ciudadanía en conjunto comienza a exigir a las autoridades de las instituciones públicas un trabajo más responsable y un manejo adecuado de los recursos asignados a la cultura. La identidad cultural es vital para el desarrollo de todo pueblo.

Queda claro ahora que, conforme pasan los años, tanto La Asociación Cultural Kaypi Kani, el Ciclón de Poesía y Prometeo Desencadenado Ediciones, se van consolidando como el equipo independiente de gestión y promoción cultural más importante de la región Lambayeque; algo, en realidad, sin precedentes y, desde luego, encomiable.

La colectividad lambayecana agradece este esfuerzo notable de los poetas Matilde Granados, Juan José Soto y Stanley Vega, por su participación activa en la promoción y difusión cultural desde este suelo norteño.

viernes, 23 de marzo de 2012

Presentación por nuestro sexto aniversario: Grupo Literario SIGNOS – Sábado 24 de marzo en la DRC, Chiclayo


ESTE SÁBADO 24 de marzo, con la generosidad acostumbrada, "Kaypi Kani", el "Ciclón de Poesía" y Ediciones Prometeo Desencadenado estarán organizando la presentación del Grupo literario SIGNOS en el marco de su sexto aniversario.

En dicho evento se dará a conocer la nueva estructura del grupo, se ofrecerá un recital poético y la exposición de ideas por parte de sus miembros.

Participarán: César Boyd, Harold Castillo, Marcos Coronado, Ernesto Facho y Ronald Calle.

Moderan: Matilde Granados y Juan José Soto.

Lugar: Sala de Conciertos de la Dirección Regional de Cultura (Avenida Luis Gonzales 345 – Chiclayo).

Hora: 7: 30 p.m.

Ingreso totalmente libre... ¡Sólo llevar el alma abrazada al corazón! Los esperamos.

http://asociaculturalkaypikani.blogspot.com/

viernes, 16 de marzo de 2012

Celebremos los 120 años de César Vallejo


EL CENTRO CULTURAL Aduni (Cecad) y la Casa de la Literatura Peruana han preparado diversas actividades para celebrar los 120 años del natalicio de nuestro poeta mayor. Es hora de volver a leer a César Vallejo y entender que la poesía -la buena- no tiene por qué servir para levantar el ánimo nacional, como insinuó alguien en una columna.

Ya lo decíamos anteriormente, los números redondos son un buen pretexto para celebrar a un artista y su obra. Hoy, 16 de marzo, se cumplen 120 años del nacimiento de César Vallejo, nuestro poeta más universal -aunque suene a frase hecha- y al que siempre hay que volver. Tanto el Centro Cultural Aduni (Cecad) como la Casa de la Literatura Peruana han preparado diversas actividades para esta ocasión. A continuación le ofrecemos un resumen.

EL HUMOR DE VALLEJO

El último martes, un columnista responsabilizaba a César Vallejo y a Julio Ramón Ribeyro de "influir negativamente en el subconsciente peruano" y de sublimar y endulzar el fracaso, respectivamente. Lo curioso es que mañana, en el Cecad, el crítico Ricardo González Vigil dictará una conferencia titulada El Humor en Trilce y Poemas Humanos. Esta tesis ya ha sido expuesta anteriormente, y no es que haya surgido como respuesta a esa columna de opinión.

El reconocido crítico sostiene que la poesía de Vallejo es "jocosa, tragicómica, en comunión total con las luces y las sombras de la condición humana". Además, dice que mezcla las lágrimas y las risas como hiciera Charles Chaplin, uno de los artistas de su tiempo al que el poeta más admiraba.

La conferencia se desarrollará a las 7 p.m, en el local del Cecad (Av. Bolivia 537, Cercado). El ingreso es libre.

La próxima semana, el viernes 23 y sábado 24 habrá un festival de murales titulado
Ilustrando a César Vallejo, en el que el arte grafiti expresará sensaciones a partir de la lectura de poemas y la vida del autor de Masa. Habrá, asimismo, una exposición fotográfica y bibliográfica. Esta actividad se desarrollará en el Cecad de Lima Norte (Av. Universitaria 5175, cruce con la Panamericana Norte). El ingreso es libre.

MARATÓN DE VALLEJO

La Casa de la Literatura Peruana no podía quedarse atrás, y presentará algunas actividades. A partir de las 4 p.m. se proyectará un documental sobre la vida y obra de Vallejo; posteriormente en la Sala 8 habrá un conversatorio titulado Traspié entre las fechas, donde se recordará las incursiones en la narrativa y el teatro de nuestro gran vate.

Luego habrá un recital titulado Oye tu masa, a tu cometa... escucha mi poesía. Finalmente, a las 7 p.m., se desarrollará la performance "En suma, no poseo para expresar mi vida, sino mi fuente".

La dirección de la Casa de la Literatura es Jr. Áncash 207, Cercado, en la antigua estación de Desamparados, a la espalda de Palacio de Gobierno. En todas las actividades el ingreso es libre.

Participe de estas actividades y homenajes, aunque el mejor regalo de cumpleaños es que leamos bien a Vallejo. No vaya a ser que nos creamos eso de que "nació un día en que Dios estaba enfermo".

Presentación de dos nuevos poemarios del Signo César Boyd Brenis: Sábado 17 de marzo en la DRC – Chiclayo


PROSIGUIENDO CON LOS eventos culturales, este sábado 17 de marzo Ediciones Prometeo Desencadenado junto con la Asociación Cultural "Kaypi Kani" y el "Ciclón de Poesía" organizarán la presentación de los dos últimos libros del poeta integrante del Grupo Literario SIGNOS, César Boyd Brenis: “La misa del yo insaciable” y “Dos mil doce y otros poemas terminales”.

La presentación estará a cargo del poeta y periodista Augusto Rubio Acosta y el narrador Gustavo Hidalgo. Como moderadores estarán los poetas Matilde Granados y Juan José Soto.

El evento se llevará a cabo en el auditorio de la
Dirección Regional de Cultura sito en la avenida Luis Gonzales 345 (Chiclayo) a las 7:00 p.m. La entrada es libre. Los esperamos con los libros abiertos.


César Boyd Brenis nació en Ferreñafe (Lambayeque) el 21 de octubre de 1981. Licenciado en Educación, especialidad de Lengua y Literatura por la Universidad Nacional "Pedro Ruiz Gallo" de Lambayeque. Miembro fundador del Grupo Literario Signos. Colaborador ocasional del diario “La Industria” de Chiclayo. Ha obtenido premios en distintos concursos de poesía, cuento, ensayo, epístola y dramaturgia. Ha publicado los libros “Mocedades poéticas” (2001), “Heterónimos frente al espejo” (2006) —poemario incluido en el libro “Signos”—, "De lo profano y lo inédito" (2008) —drama incluido en el libro "Nueva Dramaturgia Lambayecana"— , “Persistencia del alarido” (2010) —poemario incluido en el libro “Demolición de los reinos”—, “Un legado de Sipán” (2011) —cuento incluido en el libro “XI Concurso Nacional Juvenil de Cuento”.

jueves, 8 de diciembre de 2011

“ESTÉTICA DE LAS REVELACIONES: Un buceo hacia lo filosófico/poético de los universales” – Por: Nicolás Hidrogo Navarro


A PROPÓSITO DEL LIBRO DE CROMWELL CASTILLO

LA POESÍA SIEMPRE ha servido para cantar las emociones, las cuitas y la desesperación del sentimiento humano, así como para celebrar festivamente sus efímeras alegrías. Pero la Poesía también ha servido para exorcizarse así mismo, para filosofar y alcanzar un nirvana lleno de posiciones calidoscópicas.

En “Estética de las revelaciones” de Cromwell Castillo Cabrejos, hay un intento deconstructivo por empatar cuatro elementos esenciales de la filosofía griega: Agua, fuego, tierra, aire. Universales que corresponden a una concepción de los elementos constituyentes de la vida y que adoptan la forma de Poiesis. Castillo toma como ejes matrices cada uno de estos elementos y se transfigura pretextalmente para generar una construcción introspectiva, para elucubrar su propia filosofía y metapoesía, para engendrar más dudas que certezas, para abrir nuevos derroteros de mirar desde adentro a la poesía, para hablar de ella misma a partir de la experiencia sensorial, para iluminar el camino del poeta lleno de incertidumbres.

La poesía de Cromwell es sensorial, es metafísicamente un trozo sintético de emociones refundidas, es un revoltijo articulado de expresiones filogenéticas, es un caos ordenado sincrético de emociones propias y una visión holística del mundo, de lo que le ocurre y la mirada curva de la poesía en torno a su mundo real y emocional. Es una poesía con una alta dosis de estructuración y refundición. Poesía que ha sido cocida a fuego lento y que cual crisol refleja su esteticidad por su concisión seguidilla.

Remontándose a las viejas concepciones aristotélicas y presocráticas,
Cromwell elabora un metadiscurso que fusiona poesía y Filosofía. En este libro se encuentra su concepción de arte, su mirada de poeta y allí mismo redescubre sus propios fantasmas sociales: un anomia que carga en sí los universales de la soledad, la angustia existencial, la mirada de reojo de la estética misma, pero fundamentalmente del hombre, de ser contextualizado.

La poesía de Cromwell aparentemente es un discurso pretextual, es una construcción endocéntrica que parte de su centro poético, pero que abarca el entorno de la esencia de las cosas, el palpitar de la vida misma, su concepción de arte, vida, política, soledad, amores y autodestrucción.

El poemario es un diálogo permanente alusivo con la poesía, con el poema, con el arte de poetizar. Engancha y articula elementos cosmogónicos: Agua para vivificar la vida. Fuego para extinguir las propias penurias terrenales. Tierra para construir esperanzas mundanas. Aire para sentir la frescura de la libertad e ir más allá. La poesía es el manantial cuyo rescoldor nos cobija y nos da el soplo de vida.

Hay en la poesía de Cromwell una vitalidad de imaginería madura y cincelada tan preclara, que cada verso parece haber sido tallado y reducido de una montaña de palabras en apenas un nucleó tectónico que dice lo esencial para imaginarse o inferir todo lo demás.

ESTÉTICA DE LAS REVELACIONES: El poemario de Cromwell Castillo – Por: Augusto Rubio Acosta – Diario “LA INDUSTRIA” (26/11/11)


En esta obra el autor nos habla de la muerte, de la fatalidad y de ese lado oscuro de la vida de donde surge lo mejor de nuestra tradición poética.

DE CROMWELL CASTILLO habíamos leído poco, escasamente algunos poemas incluidos en “Demolición de los reinos” (Sol negro, Lima, 2010), libro colectivo del Grupo Literario Signos, que el poeta César Boyd tuvo la gentileza de alcanzarnos una de esas madrugadas azules en que la conversa y la poesía se funden bajo nuestro mismo cielo.

En “Estética de las revelaciones”, el autor explora y reflexiona -desde los elementos básicos de nuestra existencia- sobre nuestra miserable condición humana. Castillo nos habla de la muerte, de la fatalidad y de ese lado oscuro de la vida de donde surge lo mejor de nuestra tradición poética; aborda también, con esa su visión metafísica de las cosas, temas como el amor y la vida, que nos tocan a todos de manera excepcional.

Nacido en Lambayeque en 1981 y fundador de “Signos”, el autor cometió la imprudencia de invitarnos a presentar su ópera prima, acto cultural a realizarse a las 8:00 p.m. de hoy en el Auditorio de la Dirección Regional de Cultura. Derek Walcott lo tuvo siempre claro y Castillo lo cita (algún día nos dirá por qué): “La mitad de mis amigos ha muerto. Te haré unos nuevos, dijo la tierra…”. La poesía es misteriosa siempre, para el suscrito será un gusto participar de esta auténtica celebración de la palabra.

martes, 29 de noviembre de 2011

Entrevista a la Signo mexicana Hazzel Yen – Por: Harold Castillo Peralta – Diario “LA INDUSTRIA” (29/11/11)


“Ser poeta es redefinir el amor, el amor por todo”

HAZZEL YEN ES, sin duda, una de las voces jóvenes más destacadas en el ámbito de la poesía mexicana actual. Nació en el estado de Durango en 1987, ha publicado el poemario “Músicas Rotas” (2010) y tiene varios trabajos inéditos. Dotada de una increíble sensibilidad, está vinculada muy profusamente con las letras peruanas desde hace más de un año, al ser miembro e ideóloga del Grupo Literario SIGNOS de la región Lambayeque.
Conversamos con Hazzel sobre sus inicios literarios, sus inquietudes estéticas y también sobre la problemática de la literatura en los tiempos en que la imaginación, la creatividad y el arte parecen haber perdido piso y están siendo reemplazados por actividades consumistas que poco humanizan, que dividen al hombre y que van demoliendo, progresivamente, los cimientos morales de nuestra sociedad.

–Hemos leído en tu biografía que escribes desde muy niña, ¿cómo así te atrajo la poesía tan precozmente?
–Bueno, sucedió que yo era una niña muy retraída, algo tímida, pero siempre, desde que recuerdo, sentí la necesidad de expresarme. Aún me gusta observar el mundo. Entonces, tuve la suerte de que mi padre tuviera una colección de libros. Mis padres trabajaban todo el día. No había más entretenimiento para mí en las tardes que leer esos libros, me atraían mucho. Comencé con la lectura de “El Principito”, de Saint-Exupéry.

–¿Eso quiere decir que eres muy selectiva en tus lecturas?
–Sí, soy selectiva, pero hay que leer de todo. Me gusta mucho leer a los poetas franceses porque creo que la poesía necesita otro sacudimiento igual al que le dio Rimbaud. Un día, después de un accidente que tuve, encontré en un libro un poema de José Tablada y me inspiró. Escribí mi primer poema a la luna, y cada vez se volvió más necesario para mí escribir.

–Nos parece muy interesante el orden que llevas para desarrollar temas tan complejos. Tu trabajo, además de copioso, es inclusive muy planificado. ¿Qué haces antes de empezar a escribir?
–Siempre estoy observando el mundo. Para mí estar aquí es un aprendizaje, tengo muchas ideas que resultan de mis observaciones, muchas imágenes que se van acumulando. Tengo entonces mucho material, pero es hasta que tomo la pluma cuando puedo convertirlo en palabras.

–¿Cómo ves el panorama actual de la literatura en México, en Latinoamérica y en el resto del mundo? ¿Crees que aún la literatura es una posibilidad, en estos tiempos?
–Esa pregunta es muy buena y muy importante. Ha rondado en mi mente todos estos días. Veo cómo las palabras poesía y poeta han perdido sentido, como todo nuestro sistema de lenguaje. No hay interrogación, no hay crítica, nadie pregunta el porqué de las cosas que existen. Parecen autómatas, conformistas. Como no hay crítica, es muy fácil que si un “poeta” gana un premio se le ponga en la cumbre, pero no se debate sobre su poesía, importa más su persona. La literatura nunca se va a extinguir, porque el hombre necesita de la palabra. Queremos comunicar lo que somos a otros hombres, no queremos que nuestra existencia se consuma sin haber dejado huella. Queremos ser eternos y, de alguna manera, intuimos que retratarnos sobre el papel nos hace eternos. Queremos saber que nuestra estancia aquí al menos dejó algo a otros hombres. No, la literatura no va a morir, se va a renovar. No sólo la literatura, todo a la vez: los sistemas, el hombre, todos lo intuimos. Sólo hay que ser visionarios, y estar a la altura para poder captar y plasmar lo que ya es evidente. Creo que no basta con denunciar nuestra decadencia, debemos aportar algo.

–¿Qué hacer para que la poesía pueda ser valorada en su real magnitud?
–Solo hay que creer en la poesia. Necesitamos proponer, ser más humanos, dejar el ego y amar. Necesitamos poesía que llegue hasta la posteridad. Hacer poesía no es ganar premios, no es pelear por las formas clásicas o no clásicas, no es ser académico o haber leído a todos los poetas; ser poeta es redefinir el amor, el amor por todo y creo que en nuestras sociedades sólo se busca acumular riquezas materiales. Somos pobres interiormente, porque no amamos al hombre. Para poder hacer verdadera poesía, necesitamos amar al hombre.

¿Cuál tendría que ser el rol actual de los creadores?
–Los creadores somos muy pasivos, esperamos a que el gobierno nos dé y seguimos el camino habitual. Creo que la literatura hoy, como en todos los tiempos, necesita personas que quieran innovar; aunque se diga que ya no hay nada que innovar, la búsqueda debe ser permanente, la emoción nunca morir, y el entusiasmo por crear debe propiciar debates, foros, y todo lo que sea tierra fértil por si hay alguna semilla lista para germinar.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Chiclayo, sede del I ENCUENTRO BINACIONAL “SPONDYLLUS MUCHIK” – Ecuador-Perú: pintura, poesía, libros, danzas – 26 de noviembre de 2011


CON EL AUSPICIO de la Dirección Regional de Cultural, DRC-Lambayeque, el Conglomerado Cultural, multiplataforma de eventos cultural en la región Lambayeque, organizan el I Encuentro Binacional denominado “Spondyllus Muchik, en el marco de intercambio cultural e internacionalización de este grupo impulsor y gestor de actividades culturales en beneficio de la comunidad regional. Conglomerado Cultural es una organización plural, constituida fundamentalmente por poetas, narradores, gestores culturales, artistas plásticos, declamadoras, docentes de Lengua y Literatura, comunicadoras sociales, amantes de las artes que buscan generar una rutilante actividad cultural. Viene funcionando de manera ininterrumpida, organizada y con fuerza huracanada desde hace 8 años. Hasta el momento tienen en su haber más de 300 actividades, de las cuales 252 corresponden al célebre espacio de Noches de Cuento y Poesía, tribuna de presentación de libros, comentario y crítica literaria, de autores regionales, nacionales e internacionales.

Este 26 y 27 de noviembre se llevará a cabo este significativo encuentro de intercambios culturales con más de 50 artistas participantes de Perú y Ecuador (Manta, Guayaquil, Machala, Esmeraldas, Loja, Cuenca, Quito, estarán representados).

Los diferentes grupos culturales de la región Lambayeque están complementando el accionar de este evento: NEPER-Perú, de Víctor Contreras Arroyo (coordina y co-organiza. “Carumba”, grupo de música y danza afroamericana), de Carlos Távara Ramírez (Academia de Arte y Declamación), etc.

Lo particular de este certamen es que aglutina a los principales líderes y gestores culturales de su respectivo país de origen y que, de manera descentralizada, vienen impulsando el arte con enfoque de abierto y urbano de todas las sangres.

La ceremonia central inicia el sábado 26 de noviembre a las 6.00 pm. con la inauguración de la muestra pictórica binacional donde se exhibirán alrededor de 40 cuadros. Seguidamente continúa con la presentación de siete libros: tres de factura ecuatoriana y cuatro de fabricación peruana. El plato de fondo de la noche será el mega recital multigeneracional y multinacional. Dos poemas por participante serán más que suficiente para dar a conocer la vastedad y actualidad temática literaria de ambos países hermanos.


La entrada es libre. Estos son los participantes:


MUESTRA PICTÓRICA BINACIONAL:

Ecuatorianos: Velia Cristina Santos Carvache, Hernán Zúñiga, Santiago Cotera, Hugo Mejillón, Ramón Sonnenholzner.

Peruanos: Freddy Javier Cabanillas Terán, Jorge Iván Idrogo Navarro, Jorge Fernández Espino, Hugo Rojas Monzón, Tío Ángel Muñoz, Carlos Chávez, Julio Ñique Cumpa, José Quiroz, Denise Antoinette Quispe Ocampo, Salim Ortiz Grandez, Giuseppe Mendiola, Daniel Vargas, Samuel Pinto.


RECITAL POÉTICO INTERNACIONAL:

Ecuatorianos: Marieta Cuesta Rodríguez, Santos Miranda Rojas, Hernán Zúñiga, Carmen Rivadeneira Bustos, Patricia Muñoz Andrade, Viviana Ruiz Bustamante, Hugo Fernando Espinoza Bersosa.

Peruanos: Santiago Augusto Risso, Robinson Velázquez Díaz, Andrés Díaz Núñez, Estuardo Deza Saldaña, Javier Villegas Fernádez, César Boyd Brenis, Julio Fernández Bartolomé, Edilberto Angulo Florián, Joaquín Huamán Rinza, Guillermo Ortiz Suárez, Teresa Menor Alarcón, Cromwell Pierre Castillo Cabrejos, Luis Sánchez Agurto, Matilde Mesones Montaño, Lucio Huamán Castillo, José Rosario Primo Bonilla, Nelly Lozano Alva, William Smith Piscoya Chicoma, Arturo Bravo Flores, Víctor Contreras Arroyo, Tolomeo Aliaga Quispe, Fernando Odiaga Gonzáles, Carlos Távara Ramírez, Alex Miguel Castillo Ventura, Marcos Miguel Coronado Terrones, Vildelmo Núñez Tarrillo.


MESA INTERNACIONAL DE PRESENTACIÓN DE LIBROS:

1. “Historia de la bomba atómica” (Santos Miranda Argote) – Ecuador.
2. “Base triangular de alquimia” (Marieta Cuesta Rodríguez) – Ecuador.
3. “Estética de las revelaciones” (Cromwell Pierre Castillo Cabrejos) – Perú.
4. “Zona poética” (Julio Fernández Bartolomé) – Perú.
5. “Ojo de mar” (Víctor Contreras Arroyo) – Perú.
6. “El mar de Malabrigo” (Juan Félix Cortes Espinosa) – Perú.
7. “AMODIO” (Mario Hernán Zúñiga Albán) – Ecuador.

“La cultura viva en Lambayeque la impulsa Conglomerado Cultural, pasión de pasiones literarias.”


Nicolás Hidrogo Navarro
Coordinador General de CC-Perú

“Gilbert Delgado Fernández: El exorcizador demiúrgico de fantasmas” – Por: Nicolás Hidrogo Navarro


A PROPÓSITO DEL LIBRO “LAS CALAVERAS ESTÁN, POR AHÍ, ESCONDIDAS”

LA NATURALEZA HUMANA ha querido que siempre vivamos acompañados de nuestros muertos para hacerle recordar a los vivos que ellos siguen allí y que nos aguardan.

La región Lambayeque es un brasero de historias y leyendas urbanas que se mimetizan o se elongan de las pueblerinas. Y así como cada pueblo o villorrio muchik tiene sus santos patronos y sus leyendas, tiene también sus fantasmas.
El imaginario popular ha construido más fantasmas que casas, parques y jardines. Y esos fantasmas tienen vida. Asustan o ayudan, se aparecen y se gastan bromas con quien quieren. La fauna fantasmagórica es muy diversificada: mujeres duendes que seducen a hombres incautos para hacerles el amor en hoteles de mala muerte o en parajes inhóspitos. Duendes ensombrerados, barrigones y diminutos que corretean a las personas inescrupulosas. Duendes enrazados que detienen a las bestias de carga en los puentes o parajes solitarios. Duendes citadinos que entorpecen la labor de los guardianes o trabajadores de limpieza madrugadores. Duendes que cortejan a los novios cuando estos están en el punto máximo de la faena sexual, etc.

Geográficamente, la región Lambayeque está sentada sobre cientos de huacas, restos óseos de gentiles, pirámides y templos extintos que generan una alta actividad duenderil e historias de aparecidos. A la historia fáctica y oficial de los pueblos de Lambayeque no se las puede explicar sin los mitos, leyendas, tradiciones y los duendes en sí. La historia oficial de Lambayeque está sincréticamente fusionada con hechos reales y ficcionales, con nombres y fechas reales y duendes sin nombre y sin tiempo.

Cada lambayecano tiene su duende que lo persigue y que dormita en su corral, en su baño, en algún rincón solitario y “pesado” de la casa. Eso da tanto combustibles y pie a infinidad de historias orales que se encuentran escondidas y dispersas, aflorando en reuniones familiares o sociales. Lambayeque, Chiclayo y Ferreñafe han logrado tener un cúmulo de historias de fantasmas que no hay pueblo ni personas que no tengan sus temores a la medianoche al pasar por una calle solitaria, al producirse un apagón o al pasar en consabidos sitios como casonas coloniales, colegios centenarios, las capillas e iglesias, vetustas casonas abandonadas que no toleran inquilinos y los corretean o echan literalmente, en apenas horas o días.

En este contexto de radioactividad espectrosensorial de eventos paranormales, irrumpe la pluma exorcizante y la vivencialidad del “profesor fantasmagórico” a hechizar con sus relatos que en el entorno de su experiencia de docente, logra encontrar y atar cabos que las cosas especiales que le ocurren están socialmente compartidos telepáticamente en una red de perturbados personajes.

Las calaveras están, por ahí, escondidas, presenta un cuadro sibilino, construcciones endocéntricas de historias relatadas en primera y tercera persona, aspecto estilístico que confieren a las historias cualidades más verosímiles. Es más el hacer uso del recurso de los nombres de compañeros y centro laborales conocidos, le dan a la historia la credibilidad de ser historias vivenciadas y apenas retocadas con el lenguaje de la ficción. Estos relatos: “Sólo una señal para creer”, “Polos iguales se repelen”, “A veces, los vivos asustan a los vivos”, “Si me muero antes, te asusto” y “El cazador de fantasmas” se licúan en el lindero de lo testimonial, lo anecdótico y hasta la forma de literatura oral, con la gran diferencia de la excelsitud de su lenguaje arcano, lleno de códigos que explican y constituyen el basamento teórico de lo narrado.

Son historias que pretenden dar cuenta de sucesos paranormales, intrincado de demasiadas coincidencias y con muchos testigos de avistamientos de los fantasmas y sus hechos materialmente probatorios y sin ninguna explicación racional ni lógica científica.

Sobre la atmósfera tétrica y sonambulesca de la historia, creada con gran realismo magistral,
Gilbert Delgado, le imprime su propia condición de actor-personaje / narrador omnisciente y va suceso a suceso y día a día atando cabos e intercambiando informes de manera secuencial y sistémica con los coprotagonistas de las historias. Al final de cada historia se llega a la gran conclusión: todos esos hechos curiosos y raros de asustamientos, inexplicaciones de sucesos, dan cuenta de la existencia inmaterial de seres que interfieren e intervienen con una convivencia inarmónica con los vivos, los fantasmas.

El gran pretexto de la obra son las historias, trucadas o reales, ficcionadas o vivenciadas, en parte o en todo, –al fin la licencia absoluta del creador libérrimo de construcciones estéticas literarias, lo permite- es probar inferencial y elípticamente, la existencia de seres que pueblan esa otra dimensión, en una frecuencia distinta, pero que por el arte del misterio a veces entran en la atmósfera terrestre y colisionamos.

Prosa atrapante desde los títulos, misterio desconcertante y desenlaces descollantes, cada historia del libro revela sus propios fantasmas, pero también la gran capacidad subyugadora de este demiúrgico literario que es Gilbert Delgado, profesor eufónico cazador de lectores juveniles y eficaz exorcizador de fantasmas en la frecuencia pedagógica.


COLOFÓN:

Gilbert Delgado Fernández, con fines promocionales me concedió diez ejemplares de sus calaveradas, para el comentario respectivo, para los amigos de Conglomerado Cultural, prensa y lectores empedernimos que me visitan para tertuliar hasta el amanecer. Su texto no solo me iba a perturbar más mi estresada existencia, sino que misteriosamente Mery vio el libro y llevó a casa un ejemplar sin que me dé cuenta. A media noche recibo una curiosa llamada de emergencia por el radioadicionado: estaban reunidos –increíblemente hasta esa hora de la noche, Childre, Jomara y Nadesha- y me lanzaron todos a coro una exigencia imperiosa, cada uno quería tener el libro a primera hora del próximo día, para releerlo. Lo habían devorado en una lectura colectiva en ruedo y suelo en apenas tres fervorosas horas. Desde, entonces, hace dos semanas las luces de todas las habitaciones de la casa, desde las 6.30 p.m. permanecen prendidas hasta el alba y todos los rincones están superpoblados de fantasmas y duendes chocarreros a los que debo apartar con la mano, como quien se abre paso por el medio de un campo de trigo. Todos los días salen nuevos duendecillos para susto de todos y ahora todos dormimos apiñados en una misma cama, hasta que se nos pase la psicosis de este conturbador libro. Mi factura de luz eléctrica será elevada este mes, ya lo imagino.

Para efectos de comentario, decidí hacer una locura de las que estoy acostumbrado a hacer, alborotando a mi familia. Un cráneo de un muerto milenario, obsequiado por el músico de rock duro metálico, Paul Muro Lozada, después de una sesión de fotos que les hice a su grupo “Violencia” hace unos cinco años atrás en el Cementerio El Ángel de Lambayeque, tuve que desenterrarlo del corral anteanoche con ayuda de Childre y Jomara, después de los sustos y temores causados a mi familia en el pasado. Lo hice para que me acompañe inspirativamente en mi mesa nocturna, solitaria y aislada y con una vela prendida de sebo de iguana morropana, sobre el umbral de los parietales, empecé el escrito, recordando mi condición de "Ubicuos Malditos" en mi etapa universitaria y empedernido ouijero, terminé hecho un fantasma, bañado en una sopa de letras
.

FENÓMENOS PARANORMALES en nuevo libro de Gilbert Delgado – Por: Pedro Manay Sáenz


UN NUEVO LIBRO acaba de aparecer en la escena literaria lambayecana: "Las calaveras están, por ahí, escondidas", del docente y escritor Gilbert Delgado Fernández. Una prueba más de su indeclinable y fructífera pasión por la literatura. No se equivoca el Lic. Nicolás Hidrogo Navarro cuando afirma que Lambayeque vive una efervescencia de creación y publicación de libros. En su condición de promotor cultural y tenaz adalid de Conglomerado Cultural, lo sabe mejor que nadie. Lo extraordinario del caso es que este boom de publicaciones se siente y se vive en todo el país. Y si se logra que, al entusiasmo cuantitativo, se sume la exigencia cualitativa, entonces, es evidente que asistimos a un período literario muy significativo para Lambayeque y el Perú entero. Sin lugar a dudas, se trata de lo que venimos denominando el “Efecto Vargas Llosa” o “Efecto post Nobel”. Por supuesto que quienes tienen la médula y el ADN consagrados a la literatura, no necesitan de mayores o menores acicates para su trabajo creativo. Empero, es innegable que la concesión del Nobel a Vargas Llosa, con la nunca antes vista cobertura periodística a un evento de tal magnitud en nuestro país, ha contribuido en el surgimiento de una nueva actitud ante la creación literaria. Vargas Llosa ha removido el inconsciente colectivo peruano con respecto de qué significa ser escritor y cuál es el valor de la literatura en la sociedad. Hay un después en nuestra Literatura a partir de aquella máxima distinción. Un hecho que tendrán que reconocer tirios y troyanos. Y, la verdad de las cosas, ya era tiempo que se enaltezca a la literatura peruana si se tiene en cuenta su innegable calidad en el contexto latinoamericano y mundial. Si alguien lo duda, que le baste con leer a Vallejo (que debió ser nuestro primer Nobel), a Eguren, a Arguedas o a Mariátegui.

Este “Efecto post Nobel” tenía que notarse también en Chiclayo, tierra de poetas y narradores de convicción. Gilbert Delgado pertenece a esa estirpe, la de los escritores que, por médula y por ADN, están “benditamente condenados” (en oxímoron cabraliano) a la Literatura: como lector, como docente y como creador. Y es que Delgado se ha propuesto hacerle la pelea a todos los obstáculos que nos obligan a guardar el material creado, sin edición y presa del olvido, para entrar con pie firme en la dinámica de la publicación. Por eso es que nos complace comentar su ya tercer vástago literario. Y le instamos a que la prole siga aumentando, con la misma seriedad y dedicación que le caracteriza.

Pero, entremos ya en materia, que la naturaleza del comentario exige abreviar rodeos y espacio. Hay una realidad extraña, misteriosa, que nos sorprende y nos llena de incógnitas. La vida no está hecha de normalidad y realidades típicas solamente. Hay una dimensión que está poblada de sucesos anormales y atípicos -al menos, para la mente humana-. Eventos como la telequinesis, la telepatía, la clarividencia o el desdoblamiento astral. En el terreno del misticismo cristiano, por ejemplo, hay eventos sorprendentes que debieran difundirse con mayor énfasis como una manera de demostrar que hay hechos fascinantes, merecedores de amplios estudios, en los misterios del espíritu; sucesos como la ubicuidad, la levitación y la incorruptibilidad de los restos físicos de ciertos santos. Oriente, de milenaria tradición espiritual, está igual o más aún, lleno de historias y eventos que remecen el pensamiento occidental. Los sidhis o poderes yóguicos, el Mahasamadi de Paramahansa Yogananda, por ejemplo (su fascinante Autobiografía de un yogui, contiene bastantes hechos prodigiosos que desafían la racionalidad; basten dos referencias: Giri Bala, la santa que vivía sin comer, y la aparición no física del venerable guru Sri Yukteswar, ante su discípulo Yogananda). Estamos hablando de fenómenos que la ciencia no ha explorado lo suficiente; y que todavía arroja la división de crédulos (Carl Jung, por ejemplo,) y escépticos (Carl Sagan, entre otros), y polémica inacabable. No obstante, ¿qué persona no tendría algún suceso misterioso que contar? Y, ¿no es Chiclayo y toda la región lambayecana tierra pródiga en historias de eventos paranormales: aparecidos, huacas, creencias, tradiciones, leyendas, eventos inexplicables y etcétera? Lo comentábamos hace poco con el poeta Jorge Fernández, el señor Walter Casaró y Gilbert mismo (la noche que nos obsequió el libro que hoy comentamos). Fernández y Casaró empezaron a contar, espontáneamente, historias impresionantes e insólitas sucedidas -y que suceden- aquí mismo, en Chiclayo (y que podrían formar parte de Las calaveras II, si es que, más adelante, GD no resulta sorprendiendo con la exploración de nueva temática).

Es a esa realidad insólita, intimidante, que se refiere el nuevo libro de GD. Y, aunque el título puede esbozar una sonrisa en el lector, el contenido resulta inquietante, por decir lo menos. En su anterior publicación, "Los siete pecados capitales de la educación actual", GD exploró críticamente el plano educativo. Hoy, sorprende con una temática de misterio; antigua es cierto, pero actualizada en relatos de eventos paranormales acaecidos -por lo menos, ambientados- en nuestro querido Chiclayo. Y si, en su penúltimo libro, aparecían las academias preuniversitarias como objeto de necesaria crítica sociológica; en este nuevo libro, aparecen las mismas academias, pero como escenario de sucesos extraños. Aun cuando parece contener 4 relatos separados, "Las calaveras están, por ahí, escondidas" constituye, en realidad, uno solo -en el propio decir del autor-, siendo el protagonista, un personaje innominado, el agente que lleva el hilo conductor de los sucesos. Aparte de la introducción (nominada “Sólo una señal para creer”), los capítulos tienen los siguientes títulos: “Polos iguales se repelen”, “A veces, los vivos asustan a los vivos”, “Si me muero antes, te asusto” y “El cazador de fantasmas”. La prosa es cuidada y ceñida -como es el estilo delgadiano-, escrupulosamente, a la lógica y a la propiedad idiomática. Delgado no deja que las palabras lo desborden; ejerce un control bastante cartesiano de las mismas; que es, al mismo tiempo, la dosificación de los demás elementos de la historia. Ese cuidado le otorga consistencia a sus relatos.

Por partida doble, GD extiende la propuesta de dos mundos posibles; ya no sólo el de la ficción literaria; sino además, el de una realidad que preferimos -o resistimos- no aceptar: el de los fenómenos paranormales (no diré sobrenaturales, porque tales fenómenos son parte, también, de la Naturaleza ; son intranaturales, si se me permite el neologismo), asociados a un cúmulo de creencias y conocimientos largamente cuestionados por el saber científico oficial. La eficacia de lo paranormal narrado estriba en que tiene un basamento real (literariamente, real). Está asociado no a castillos góticos ni alquimistas medievales; sino a locaciones, tecnología, vivencias y demás elementos propios de nuestro tiempo y de aquí mismo, de Chiclayo (academias, estadio, El Pozo Azul, ubicado “más allá de Pomalca, cerca de Tumán”, “Paseo de las Musas”, celulares, e-mails, Messenger, etc.). Y eso es lo que nos atrae más fácilmente y le concede a los hechos insólitos la categoría de verosimilitud. Otro aspecto relevante es que, permanentemente, vemos conflictuada a la razón y los sucesos atípicos. El protagonista se resiste, amparado en su racionalidad, a aceptar lo ilógico (batalla misma del lector, aunque su posición es la de externo y temporal receptor de lo narrado; no exento, por supuesto, de sus propios recuerdos y temores). Esa hábil y efectiva contraposición que esgrime GD entre lo racional y los hechos anormales le da credibilidad literaria al relato.

El objetivo de GD ha de ser mostrarnos una dimensión distinta de la realidad. Y lo hace narrando sucesos contemporalizados en nuestro tiempo y lugar. ¿El efecto? Variable, según el lector. Pero, el autor ha explayado su talento y sus saberes acerca del tema, tema poco frecuente en la narrativa lambayecana (me viene a la memoria un cuento de Andrés Díaz Núñez -Viaje nocturno de un escritor-, precisamente estudiado por GD, lo que indica su predilección por este tema). Parte del interés que despierta el libro radica en el soporte informativo que extiende GD ante los hechos sorprendentes que va narrando. Pero, además, el de mostrarse no sólo como testigo; sino además como protagonista de los hechos. Pero, un protagonista sumamente atento con el lector, puesto que le concede la explicación necesaria -incluso recurriendo a conceptos y datos de la ciencia-, de manera tal que el relato aparece doblemente planteado: desde la ficción y desde la objetividad.

Es bastante táctico el inicio de cada capítulo. GD cumple el requisito exigido por Cronwell Jara en un buen relato: el comienzo tiene que ser impactante y tiene que “enganchar” al lector. Y engancha aun más a quienes ejercemos la docencia, puesto que son las aulas (en este caso, preuniversitarias) escenario de buena parte de los hechos y porque el protagonista es, precisamente, docente (aunque con vocación por el misterio, a tal punto que es catalogado como “profesor esotérico” o “profesor fantasmagórico”). Se nos ocurre, lejano émulo de Robert Langdon (conocedor de la Simbología ) -y hasta nos evoca al valiente padre Andrew Kiernan, hombre de fe; pero más, de razón, de “Estigmas”, impresionante película- en cuanto es agente fundamental en la solución de los conflictos misteriosos, actuando, a veces, como “médico brujo”, cuya perspicacia ayuda a resolver los conflictos presentados. Es el personaje héroe.

Sorprende el uso de nombres reales en los actantes (probablemente, todos). En “A veces, los vivos asustan a los vivos” y en “Si me muero antes, te asusto”, aparece el dato racional, histórico y el aporte del conocimiento esotérico (campos magnéticos, puertas dimensionales, desdoblamiento astral, teletransportación, psicofonía, akasha, ideoplastia) y la no menos importante tradición oral, para dar sustento al relato. En “El cazador de fantasmas”, GD realiza una interesante exposición de ideas y asuntos esotéricos, evidenciando una larga relación con estos temas (sabemos que, en años pretéritos, GD fue ávido lector de la colección esotérica ARIEL y que, en los tiempos actuales, sigue indagando en textos clásicos como El Kibalión). Hace referencia de la oposición que ya había presentado en "El gesto de la Monalisa", concerniente a saber oficial vs. saber popular. Así también, menciona datos bíblicos (los gigantes Nefilim, verbigracia), históricos, relaciona mitologías (en el tema diluviano, por ejemplo), desliza un cierto agnosticismo, así como elabora una digresión filosófica en torno a verdad y saber. Indica “fundamentos físicos” de los hechos paranormales, a través de sus ilustres personajes, entre ellos, el enigmático periodista y paragnosta Gerald E. Toldbig.

En los dos primeros capítulos, -a la manera de una fábula o de una hipótesis contrastada-, el desenlace corrobora los títulos respectivos. No detallamos los sucesos centrales del libro para dejar en suspenso al lector, y para animar a la lectura misma del libro. En las páginas finales, el lector puede apreciar el “presunto poema inédito” de Chocano (obtenido por Gerald E. Toldbig, de los registros akásicos, mediante psicofonía), poema, por lo demás, de logrado tono chocanesco, y las dos fotos de fantasmas, que el sagaz lector evaluará objetiva y libremente.

He aquí un libro inquietante y convincente, en el que Gilbert Delgado despliega sus conocimientos y experiencias (¿reales?, ¿ficticias?) respecto de una realidad hacia la cual sugiere una atención con actitud abierta y desprejuiciada; no exenta de racionalidad, por supuesto. No sabemos si logre en los lectores ese cometido. Sí sabemos que éste, su tercer libro, merece atención por méritos propios. Y que la fecha elegida para su presentación -31 de octubre- es fecha propicia para historias y libros de esta peculiar índole.

Chiclayo, octubre de 2011

martes, 22 de noviembre de 2011

Lo que nos dejó la III FIESTA DEL DIANTRE “CONCIERTO ANIMAL” – Por: Harold Castillo Peralta


LA ACTIVIDAD CULTURAL en la región Lambayeque se vio otra vez enaltecida ante un nuevo evento literario promovido por la Asociación Cultural Kaypi Kani y el Ciclón de Poesía (organizaciones de una enorme valía que nos vienen ofreciendo, cada vez con mayor asiduidad, acontecimientos de esta magnitud en beneficio de toda la colectividad que gusta de la literatura y de las diversas expresiones artísticas). Todo este gran esfuerzo contribuye, sin ninguna duda, a mantener vigente la representatividad de la región como escenario de cultura en el país.



Se trató del festival denominado: III Fiesta del Diantre “Concierto Animal, a cargo –como en sus dos ediciones anteriores– de la poeta y gestora Matilde Granados; uniendo esfuerzos, en esta ocasión, con el poeta limeño Juan José Soto. Equipo realmente de lujo para llevar a buen puerto las pretensiones de tan magno evento cultural. Los escenarios donde se desarrolló el festival, en sus dos jornadas (28 y 29 de octubre), fueron: el auditorio del Centro de Idiomas de la Universidad Señor de Sipán, el auditorio de la Dirección Regional de Cultura, Lambayeque y el auditorio de la Asociación Civil Sociedad Amantes de las Artes.



Los poetas y escritores participantes en esta tercera edición del festival fueron: Domingo de Ramos (Ica), Miguel Ildefonso (Lima) , Willy Gómez (Lima), Mixha Zizek (Lima), Carolina Fernández (Lima), Verónica Delgado (Madrid, España), Isabel Matta (Lima), Denisse Vega (Trujillo), Ricardo Ayllón (Chimbote), Augusto Rubio Acosta (Chimbote), William Guillén (Cajamarca), Alberto Demarini (Lima), Jorge Hurtado (Trujillo), Rosakebia Estela (Chiclayo), Fernando Odiaga (Chiclayo), Max Palacios (Lima) y los poetas organizadores y anfitriones Matilde Granados y Juan José Soto.



Del mismo modo, el Grupo Literario SIGNOS estuvo también presente en los recitales a través del trabajo poético de César Boyd, Ronald Calle y Ernesto Facho, y el trabajo narrativo de quien escribe.

Además de ello, se contó con la participación especial del actor argentino Pablo Tur en una interesante performance y la realización de dos temas de conversatorio: “Los talleres de creación literaria en el aula” a cargo de las poetas Mixha Zizek (Perú) y Verónica Delgado (España) y “Panorama de la poesía peruana actual” a cargo de Miguel Ildefonso.



Los libros presentados fueron: Cartas desde la azotea, de Domingo de Ramos; Dantes, de Miguel Ildefonso; Balada del asesino, de Mixha Zizek; Moridor, de Willy Gómez; LABIOSPIÉLAGO, de Alberto Demarini y Crónica del adiós, de Evgueni Bezzubikoff.

Es oportuno mencionar que, como grupo literario, destacamos siempre la relevancia que viene adquiriendo el
Festival del Diantre con el paso del tiempo. Aquella posibilidad que nos brinda para establecer lazos de fraternidad entre autores y público en general. Conforme pasan los años, El Diantre se va asentando, cada vez más, como la festividad literaria más importante de la región.


Hablar de esta fiesta es también hablar de un fenómeno importante en lo que respecta a la promoción y difusión cultural en la región Lambayeque. Del continuo letargo se ha pasado a una diligente y fluida actividad, destinada a exaltar toda esa valía de los poetas, escritores, intelectuales y artistas nacionales desde un mismo epicentro. Todo ello, más la periodicidad del Ciclón de Poesía –entre los sucesos culturales más notorios–, nos sitúa, pues, frente a un escenario soñado, privilegiado y vigoroso para poder avizorar con entusiasmo el éxito de las letras norteñas en un futuro cercano, para que puedan hallarse a la par de las letras que corresponden al circuito capitalino.



Por tanto, Lambayeque, al igual que otras regiones, parece haberse sacudido de esa terrible pasividad que tanto perjudicaba a los escritores que buscaban desarrollarse dentro de su propio contexto y que no gozaban de mayor estímulo; uno de tantos males provenientes del centralismo y la indeferencia habitual de los gobiernos.

La situación todavía es complicada, pues hace falta que el público responda masivamente a las expectativas surgidas a raíz de este nuevo despertar literario y cultural en la región y en muchos lugares del país. Que haya una demanda razonable de esta actividad para que la prensa pueda darle mayor cobertura a los eventos y, con justa razón, los autores podamos propagar
nuestro mensaje humanístico, nuestras propuestas estéticas y nuestros ideales, alejados por completo de intereses subalternos.



Obviamente que este cambio se producirá a partir del mejoramiento en las estructuras de nuestra sociedad, con nuevos ciudadanos formados adecuadamente en los hogares y escuelas para que sean personas íntegras, con valores, criterio y sensibilidad ante las nuevas expectativas del mundo. No creo exagerar cuando señalo que las experiencias literarias han de formar parte de este nuevo camino a seguir. Uno puede hallar el mundo a través de la literatura, comprenderlo cada día mejor para combatir sus grandes vicios. Los libros, en general, constituyen una fuente increíble de conocimientos. No hay nada más fácil en el mundo que no saber, no sentir o no creer.


Desde esta tribuna de hermandad literaria, SIGNOS agradece el encomiable esfuerzo de los poetas Matilde Granados y Juan José Soto. Gracias por participar, decisivamente, en la promoción y difusión de las artes y las letras en este suelo peruano… ¡Larga vida a la poesía, queridos amigos!

lunes, 21 de noviembre de 2011

Trozos de vidrio: Un reconocimiento al poeta Gustavo Carbonel Cabrera ante un nuevo logro literario – Por: Ronal Pérez Díaz


Heredero de las antiguas vanguardias, Gustavo Carbonel Cabrera encarna la actitud perseverante en el acto creativo, marchando siempre al frente y despejando el enmarañado rostro de la poesía lambayecana.


DIEZ AÑOS ATRÁS el poeta ferreñafano -aunque natural de la agitada urbe limeña-, Gustavo Carbonel Cabrera, obtenía su primer oro poético en el concurso realizado por la FACHSE – UNPRG – 2001, con el poemario "A ella". Dos años después, y gracias a su tesón y esfuerzo diario, a su trabajo minucioso, a su “paciencia de madera”, hablando en términos vallejianos, él dejaba huella en la poesía lambayecana “imprimiendo cada día perpetuo, de pugna, de guerra quimérica, su verso cadencioso e insomne” en el silencio poético, en ese letargo penoso del arte. Se había convertido, pues, en el ganador absoluto del Premio Nacional Lundero en Poesía, organizado por el prestigioso diario La Industria.
Este año, 2011, cuando Gustavo sigue cosechando más triunfos, al haber obtenido el segundo puesto en el Concurso Nacional de Poesía organizado por la Universidad “Ricardo Palma, es propicio brindarle un merecido reconocimiento por esa trayectoria fortificada y por el mérito de su trabajo poético.



Es precisamente en sus "Trozos de vidrio" donde vislumbramos al artista de las palabras, al forjador de metáforas sorprendentes, cantándole a la mujer, elogiándola y elevándola hasta lo divino, dándole la categoría de inmortal. Pero a la vez concibiéndola tan humana, como el único ser que encarna al elixir que calma nuestros sufrimientos y penas.
Y es pues, en efecto, ese ser: la mujer, quien hace más llevadera nuestra carga rutinaria. Pero existen otras composiciones donde se manifiesta como un hombre interrogativo ante la duda del ser amado, por ejemplo en el poema Encrucijada: “¿Qué pretendes en esta búsqueda incansable del destino?”
Hay momentos en que la pasión emerge de su ser como la música del tiempo y hace que el poeta dude o confunda al poema con la mujer, su fuente de inspiración. Por ejemplo tenemos en este fragmento del poema Entre vidrios: “Alguna vez estuve confundido / creyendo que tú eras el poema o que el poema eras tú.”
En "Trozos de Vidrio" se nos refleja lo cotidiano, las vivencias diarias del poeta. He ahí lo humano de la poesía de Gustavo Carbonel Cabrera, he ahí los “trozos de vidrio”, los poemas en donde podemos encontrar reflejadas nuestras propias vivencias y la realidad que tanto ignoramos de ellas.


GUSTAVO CARBONEL:
(Lima, Perú, 1979)

Licenciado en Educación, especialidad de Lengua y Literatura, por la Universidad Nacional “Pedro Ruiz Gallo” de Lambayeque. Obtuvo el Premio Lundero de Oro, a nivel nacional, en el año 2003. Ha participado en numerosos certámenes literarios, resultando ganador en los Juegos Florales convocados por la Universidad Nacional “Pedro Ruiz Gallo”, categoría Poesía, en el año 2002; tercer puesto en Cuento y segundo en Poesía en los concursos de la Universidad Privada “Ricardo Palma”, 2004 y 2011, respectivamente; entre otros. Fue miembro fundador del Grupo Literario “César Vallejo” de la UNPRG en el año 2001.