miércoles, 1 de agosto de 2012

“II Festival de Poesía Femenina: Un mágico cielo de inspiración en la ciudad de Chiclayo” – Por: Harold Castillo Peralta


LA ASOCIACIÓN CULTURAL Kaypi Kani, el Ciclón de Poesía (dos de las organizaciones culturales más importantes de la región) y el sello editorial Prometeo Desencadenado, unieron esfuerzos para la realización del II Festival de Poesía Femenina, denominado: “El cielo soy yo”.

El evento estuvo a cargo de los poetas y gestores: Matilde Granados, Juan José Soto y Stanley Vega. Fue el auditorio de la Dirección Regional de Cultura de Lambayeque el escenario donde se desarrolló tan importante festividad literaria, la noche del sábado 30 de junio del presente año, congregando a casi un centenar de personas.

Las poetas participantes en esta segunda edición del festival fueron: Moraima León, Nevenka Waltersdorfer, Peggy Ventura, Fiorella Pinto, Madeleini Sosa, Milagros Nevado, Dalia Espino, Mel Ramírez, Naneska Alarcón y la organizadora y anfitriona Matilde Granados. La presentación estuvo a cargo de los siempre afables Yarini Díaz, Juan José Soto y del reconocido escritor peruano Miguel Ildefonso.


El propósito del festival, a decir de los organizadores, “es, básicamente, el de generar encuentro, generar espacios donde poetas de diversas partes de la región puedan afianzar lazos de amistad, compartir textos, compartir lecturas e intercambiar impresiones en torno a la poesía”. “Hay mucha expectativa, muchas ganas de compartir con gente que hace poesía en Lambayeque, especialmente voces femeninas que están tratando de establecer una presencia en la región”, nos refirió el poeta y comunicador, Juan José Soto, minutos antes de la iniciación del evento.

El festival, que duró algo más de tres horas, estuvo también amenizado por diversos números artísticos, destacándose la participación especial del actor argentino Pablo Tur, en una interesante performance, al lado de la notable Madeleini Sosa. Del mismo modo, el canto también hizo gala gracias al talento del músico Pako Irigoyen, miembro fundador, vocalista y líder de la banda nacional “Víctimas del vacío”.


Experiencia y juventud coincidieron en una noche extraordinaria y mágica, digna de ser destacada, en la que al fin primó el talento y triunfó la literatura. Ocasión ideal para establecer lazos de fraternidad entre autores y público en general. “Me ha sorprendido gratamente porque antes venía muy poca gente a escuchar poesía, veo que cada vez hay más afición, sobre todo de gente joven interesada por la poesía, interesada por la literatura y eso es muy importante y motivador”, declaró al final del evento la poeta chiclayana Nevenka Waltersdorfer, autora de libros como “Utopía de las horas” o “Espacio interior”.

Del mismo modo, la connotada y versátil Moraima León, Presidenta de la Casa del Poeta Peruano (sede Lambayeque) autora de los poemarios “Vuelo Libre”, “Vallas y huellas”, entre otros, comentó: “Es una noche importante porque se ha rescatado el valor de la poesía femenina y está dando pie para que las jóvenes que recién empiezan se forjen un camino en la literatura. Felicito a Matilde y a Juan José por su capacidad de convocatoria, me da mucho gusto todo esto. Es una noche hermosa, una noche que ha conquistado muchos corazones.”

Por su parte, las poetas participantes más jóvenes se mostraron también bastante satisfechas y agradecidas por la oportunidad que les brinda el festival para poder expresar y compartir su producción literaria y por ese contacto con el público que tanto bien hace a los escritores.

Nos toca entonces hablar sobre la promoción y difusión cultural que se está desarrollando en la región Lambayeque. Existe ahora una actividad mucho más fluida que antes, gracias a la cual es posible destacar claramente el trabajo de los poetas, escritores, intelectuales y artistas nacionales desde un mismo epicentro. Lastimosamente, dicha iniciativa no proviene de los organismos del Estado ni de los gobiernos regionales ni de los municipios. Es, casi por completo, iniciativa independiente. Como hecho paradójico, son las personas que menos conocimiento tienen en gestión cultural las que ocupan los cargos destinados al manejo de tan importante accionar. La ciudadanía en conjunto comienza a exigir a las autoridades de las instituciones públicas un trabajo más responsable y un manejo adecuado de los recursos asignados a la cultura. La identidad cultural es vital para el desarrollo de todo pueblo.

Queda claro ahora que, conforme pasan los años, tanto La Asociación Cultural Kaypi Kani, el Ciclón de Poesía y Prometeo Desencadenado Ediciones, se van consolidando como el equipo independiente de gestión y promoción cultural más importante de la región Lambayeque; algo, en realidad, sin precedentes y, desde luego, encomiable.

La colectividad lambayecana agradece este esfuerzo notable de los poetas Matilde Granados, Juan José Soto y Stanley Vega, por su participación activa en la promoción y difusión cultural desde este suelo norteño.